Diarrea y rehidratación oral en niños

Etiología

Las causas de una diarrea pueden ser múltiples. Las más frecuentes son de tipo infeccioso:

– Rotavirus: Este virus es el principal causante de diarrea aguda en niños menores de 2 años y el más relevante en la estación invernal. Es endémico en todo el mundo.

– Salmonella y Campylobacter: Bacterias típicas en otoño y en verano, que están registrando una mayor incidencia en los últimos años.

– Giardia Lambia: Parásito asociado generalmente a guarderías.

Tratamiento de la diarrea pediátrica

La gastroenteritis aguda expone al recién nacido a 2 riesgos: la deshidratación, en primer lugar, y en segundo término, la desnutrición.

Por tanto, el tratamiento está basado fundamentalmente en una adecuada hidratación y una alimentación precoz para mantener el estado nutricional.

Recomendaciones generales

Una forma de verificar la correcta hidratación del niño es vigilar que tenga lágrimas durante el llanto, que no tenga la boca seca y que orine con normalidad. La sequedad de boca, ausencia de lágrimas, piel seca, ojos hundidos y orina escasa son signos de deshidratación.

La rehidratación consiste en administrar en las debidas proporciones el agua y las sales perdidas.

Como líquido de rehidratación siempre es preferible utilizar soluciones comerciales disponibles en farmacias, ya que se encuentran correctamente formuladas y en ellas está asegurada la proporción de sales y agua que requiere el organismo.

Productos en Farmacia

No utilices preparados caseros, como la limonada alcalina.

La diarrea causada por una infección puede ser contagiada a otras personas cercanas al niño, por lo que hay que extremar los cuidados, y mantener una correcta y cuidadosa higiene de manos, objetos, …

Recomendaciones respecto a la alimentación

Debe alimentarse al paciente en cuanto éste lo tolere. Esto es especialmente importante en lactantes para evitar situaciones de malnutrición aguda.

– Si estás alimentando al niño con leche materna, puedes seguir alimentándolo de ésta manera a pesar de la diarrea y del tratamiento con soluciones de rehidratación oral.

– Si el niño toma leche artificial, no es necesario que le cambies la leche, salvo indicación en sentido contrario del pediatra.

– Si el niño ya ingiere alimentos sólido, puede comer lo que desee, no obstante, con una «dieta astringente» se conseguirá una menor frecuencia de deposiciones (arroz, manzana, plátano…).

Evita administrar líquidos y alimentos muy azucarados, como refrescos de cola o zumos sin diluir.

Recomendaciones respecto a las soluciones de rehidratación oral (SRO)

– Adquiere las soluciones de rehidratación oral disponibles en farmacias.

– Conserva las SRO en lugar fresco, pero no las administres excesivamente frías.

– No hiervas la solución una vez preparada.

– Agita la solución antes de administrarla.

– Administra la solución en forma  fraccionada, a pequeños sorbos o cucharadas.

– La cantidad a administrar es de aproximadamente 10 ml / kg de peso tras cada vómito o deposición. En niños mayores de 20 kg es suficiente con un vaso (aproximadamente 200 ml).

-Si el niño quiere más líquido puede tomar agua normal. Si el niño vomita es conveniente esperar 15 minutos y volver a iniciar la administración de la solución.

– Las SRO tienen mal sabor, por lo que en ocasiones es necesario administrarlas con cuchara o una jeringa.sick-child-mother-gives-her-daughter-mixture-45981037

 

 

 

 

Por último recordar que debes acudir al médico ante cualquier circunstancia, síntoma o signo que consideres preocupante, como decaimiento del niño, fiebre alta no controlada con antipiréticos, tendencia al sueño…

Ante la presencia de heces sanguinolentas se debe acudir inmediatamente al médico.

( Por Lourdes García Torres, Farmacéutica)

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *